domingo, 2 de octubre de 2016

De Camino Al 31 de Octubre

 Las cero horas o las tres de la mañana. Espantos y conjuros. Batir de alas de murcielagos;gatos negros; perros que aullan. Fantasmas, brujas, vampiros, lobizones y otros seres. Lo raro, lo extraño, lo tenebroso pueden darse cita durante todo el año, pero es en octubre cuando pareciera que los fenomenos paranormales nos acechan aun mas. Por eso, mientras esperamos con ansias el 31 de octubre, damos rienda suelta a nuestros miedos, comenzando de la siguiente forma no apta para cardiacos:






5 comentarios:

Melmoth el errabundo dijo...

Creo que ahora podría vivir tranquilamente en esa cabaña, cuando en donde vivo me suben cada vez más el alquiler, además de ciertos vecinos de cuyos nombre no quiero acordarme. Pobrecitos los fantasmas de hoy que ya no puede competir con los vivos, los verdaderos que dan pavor. Ya el viejo Oscar Wilde lo dijo en su maravilloso cuento titulado El fantasma de Canterville; con este cuento el tío Oscar se despidió del viejo fantasma victoriano para siempre. La sábana, la cadena con la bola de hierro, el arrastre, el lamento, las puertas que se cierran o las que se abren con la bisagra que le falta una buena cantidad de aceite, el viento repentino en la chimenea, la niebla, la lluvia, los rayos, los truenos y las centellas. El muertito que se ha ido algo cabreado, el muertito que quiere venganza, o no ha asimilado del todo que está en el más allá, los cementerios que cuyas tumbas ladeadas se difuminan en la niebla, las ramas como zarpas de los árboles raquíticos, el aullido de un lobo a lo lejos, el grito escalofriante de una mujer, la carcajada histérica de vete a saber de quién,etc., en fin, elementos que todavía nos siguen gustando, pero hoy el verdadero miedo es que te despidan del trabajo, que la radiografía que acaban de realizarte y expuesta en la pantalla del despacho del doctor anuncio cierto tumor, el cambio climático, el avance de la derecha en el mundo, la inminente guerra, que te cierren el bar de la esquina...

Abrazos, amigo mío.

Belknap dijo...

Mr. Melmoth, la vida diaria es un verdadero pain in the ass, pero es gracias al arte en que la podemos sobrellevar, ¿que hariamos sin el arte? Muchas gracias por su comentario y visita, le dejo un saludo y nos estamos leyendo.

miquel zueras dijo...

Un buen aperitivo de cara al próximo Halloween. Ese maravilloso corto "La casa encantada" con su repicante baile de esqueletos es una tradición en mi casa, siempre lo ponemos en esas fechas. ¡Y Betty Boop! Publiqué hace tiempo su vídeo con el inolvidable Bela Lugosi:
miquel-zueras.blogspot.com/2009/11/betty-boop-se-topa-con-dracula.html
Saludos, Mr. Belknap!
Borgo.

Licantropunk dijo...

Sin duda me quedo con los de Max Fleischer o Walt Disney. Aquí no estoy de acuerdo con Francisco Machuca: un paseo nocturno, a solas, cerca del muro de un cementerio, oír el crujido de una rama rompiendo el silencio, y todos los terrores que podíamos tener de niños reviven a toda velocidad, ja, ja, a la misma velocidad que la de nuestros latidos. Y por lo que yo tenía entendido es entre San Andrés y San Jorge (del 30 de noviembre al 23 de Abril) el periodo en el que el demonio campa por sus respetos. Lo de la Noche de Difuntos no es más que para ir calentando.
Saludos.

Belknap dijo...

Mr. Miquel, genial tradicion;
Mr. Licantropunk, pasar por un cementerio en medio de la noche, y aun mas de invierno es sin duda toda una experiencia.
Caballeros, gracias por sus comentarios y visita, un afectuoso saludo a todos y nos estamos leyendo.